Categoría: Gestoría para autónomos

Cómo afectan los impuestos a mi renta como autónomo

La fiscalidad es el talón de Aquiles de muchos autónomos, pero no tiene porqué serlo. Si cuentas con una gestoría fiscal que te respalde, no es necesario que conozcas en detalle hasta el más mínimo trámite, pero  para saber cómo afectan los impuestos a tu renta como trabajador por cuenta propia si te ayudará conocer algunos aspectos fundamentales sobre contabilidad, tributación de impuestos y los gastos que puedes o no deducirte.

Impuestos a pagar

De manera obligatoria, debes pagar y presentar las declaraciones de los siguientes impuestos para autónomos:

-Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), que grava las rentas empresariales obtenidas por el autónomo, pudiendo elegir entre el Régimen de Estimación Directa Simplificada, el Régimen de Estimación Directa Normal y el Régimen de Estimación Objetiva (Módulos).

-Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA), impuesto indirecto que recae sobre el consumidor final y donde el autónomo actúa como intermediario entre el cliente y Hacienda pagando la diferencia el IVA cobrado a sus clientes y el abonado a los proveedores.

Sobre el IRPF

 

¿Régimen de módulos o de estimación directa? Esta es la primera duda que deben resolver los autónomos respecto al IRPF.

El sistema de módulos presenta una menor complejidad administrativa y se paga mediante una cuota fija trimestral que se calcula en base a distintos coeficientes (antigüedad, tamaño del establecimiento, personal contratado, etc.). Pero para tributar en el régimen de módulos es necesario cumplir con una serie de requisitos, donde se establecen unos topes de ingresos anuales, de gastos en compras o desempeñar una actividad incluida en la orden ministerial, como son el comercio, la hostelería, la construcción o el transporte.

Por otra parte, la estimación directa es una cuota variable que depende del resultado de la actividad. Si ganas mucho, pagaras más que en el sistema de módulos, pero si apenas tienes ganancias, con la estimación directa no pagas nada. La clave por tanto está en saber estimar bien el nivel de beneficios.

Respecto a la obligación de los pagos trimestrales del IRPF, los autónomos deben pagar a Hacienda un anticipo que puede ser mediante pagos fraccionados del IRPF o mediante retenciones en las facturas.

Los pagos fraccionados del IRPF se realizan cada tres meses mediante el modelos 130 si estás en estimación directa, más el 20% de los rendimientos acumulados en el año. Si estas en régimen de módulos, se paga una cuota fija con el modelo 131.

La retención en la facturación, por su parte, solo es aplicable si estas dado de alta en un epígrafe IAE de actividades profesionales y si más del 70% de los clientes admiten retenciones y pertenecen a tu mismo país.

Y sobre la Declaración Anual de la Renta, Una vez presentado el modelo 100 de la declaración de la Renta, Hacienda deducirá el importe de los anticipos (pagos fraccionados o de las retenciones) y calculará si el resultado te sale a pagar o a devolver.

Sobre el IVA

Los autónomos tienen que presentar la declaración trimestral del IVA cada tres meses mediante el modelo 303, más el resumen anual.

La cantidad a pagar es la diferencia entre el IVA que debes incluir en tus facturas de venta (tipos del 21%, 10% o 4% según la actividad) y el IVA deducible soportado en las facturas de los gastos e inversiones que necesitas para realizar tu actividad. Si el IVA soportado es mayor al repercutido, puedes pedir a Hacienda la devolución a tu favor.

Respecto al IVA intracomunitario, la compra-venta de productos y servicios está sujeta a una tributación especial de IVA para operaciones de importación y exportación con otros países europeos. Para estos casos es necesario estar inscrito en el Registro de Operadores Intracomunitarios y aplicar sus criterios específicos.

Además, existe otra serie de declaraciones a presentar por el autónomo que influyen de manera directa sobre su renta. Trimestralmente deberás presentar el modelo 111 o el modelo 115 y pagar a Hacienda el importe de la retención que figura en las nóminas de tus trabajadores, en las facturas de tus colaboradores autónomos o en la factura de tu local si se da el caso de alguna de estas 3 situaciones.

Para saber exactamente cómo van a influir los impuestos sobre tu renta de autónomo es muy importante llevar un registro y un análisis minucioso de todo tipo de transacción y trámite económico. Y respecto a los gastos deducibles de estimación directa, que tal vez son los que mayor repercusión pueden presentar, es muy importante demostrar que se cumplen los requisitos y recoger y justificar debidamente las facturas correspondientes en los libros de gastos e inversiones. Si no se hace, en muchas ocasiones no es posible separar los gastos laborales de los que responden a la vida privada del autónomo y no se pueden deducir el gasto.

En Raipe Consultors estamos especializados en fiscalidad para autónomos y pequeñas empresas, por lo que podemos ayudarte a gestionar tus impuestos de la forma más favorable a tus intereses y de forma acorde con tus obligaciones.

Novedades para contratar con la Administración

Recientemente se ha aprobado una nueva ley que introduce facilidades para que las pequeñas empresas puedan optar a contratos públicos. Téngalas en cuenta y aumente las opciones de que su empresa consiga un contrato público…

Nueva ley. Recientemente se ha aprobado una nueva Ley de Contratos del Sector Público, que introducirá diversas modificaciones en esta materia.

Registro de licitadores

Contratos. La nueva ley prevé un nuevo procedimiento de adjudicación de contratos denominado “abierto simplificado”, al que podrán presentarse todas las empresas que lo deseen y que estén inscritas en el Registro Oficial de Licitadores y Empresas Clasificadas del Estado (o en el registro correspondiente de su comunidad autónoma):

  • La Administración podrá utilizar este procedimiento para adjudicar contratos de obras de menos de dos millones de euros, o de suministro y servicios de menos de 100.000 euros.
  • La ventaja de este procedimiento es que los trámites serán más sencillos. Por ejemplo, la empresas no deberán prestar garantía provisional para presentar su oferta.

Anuncio. Eso sí: el anuncio de los contratos que se adjudican por este nuevo procedimiento sólo se publicará en la página web de la administración correspondiente (en el apartado “Perfil del Contratante”).  Por tanto, a partir de ahora le conviene consultar más regularmente ese apartado (al menos el de las administraciones con las que tenga previsto contratar).

Contratos menores y experiencia

Contratos menores. Los “contratos menores” son aquellos que la Administración puede adjudicar de forma directa. Pues bien:

  • Con la nueva ley se podrán adjudicar de esta forma los contratos de obras que no superen los 40.000 euros, así como los de servicios o suministro hasta 15.000 euros.
  • Por tanto, preséntese directamente ante la Administración con la que tenga intención de contratar y ofrezca los servicios de su empresa (como haría con cualquier otro cliente), a fin de que le tengan en cuenta cuando adjudiquen algún contrato de este tipo.

Experiencia. Algunas empresas desestiman presentarse a licitaciones públicas pensando que estos contratos sólo se adjudican a empresas con mucha experiencia en este tipo de trabajos. No obstante, tenga en cuenta:

  • Con esta ley, las empresas de nueva creación (menos de cinco años de existencia) no deberán acreditar haber realizado trabajos anteriores con la Administración para poder conseguir un contrato (en el caso de obras, esto se aplica sólo si el contrato es inferior a 500.000 euros).
  • Además, para acreditar la solvencia técnica se tendrán en cuenta sólo las obras ejecutadas en los últimos cinco años (antes eran diez), o los suministros y servicios realizados en los últimos tres años (antes eran cinco).

Lotes. Asimismo, para facilitar que las pequeñas empresas puedan optar a contratos públicos, a partir de ahora se potenciará que los contratos se dividan en lotes (cuando ello sea posible). Es decir, que el objeto del contrato se divida por partes que puedan ejecutarse de forma independiente.

Obligaciones legales autónomos

Autónomos: Obligaciones legales a tener en cuenta

Los profesionales autónomos están sujetos a una serie de obligaciones legales y fiscales que deben tramitar cada año dentro de unos plazos establecidos. En este artículo veremos en qué consiste este papeleo dentro de sus diferentes categorías y cómo gestionarlo.

 

Obligaciones legales de un autónomo con Hacienda

La primera obligación legal de todo profesional que crea una empresa o que comienza una actividad económica por cuenta propia es darse de alta como autónomo la presentación del modelo 036 de la declaración censal. Este modelo 036 también debe ser utilizado en caso de cese de la actividad o cambio de los datos fiscales.

El siguiente trámite que es necesario gestionar es la presentación del modelo 303 de la declaración y liquidación del IVA trimestral ante Hacienda. En los años sucesivos, el autónomo deberá presentar el resumen anual del IVA a través del modelo 390.

Y además de presentar las declaraciones trimestrales y anuales para cumplir con sus obligaciones económicas periódicas, de manera anual, el programa PADRE servirá para presentar la Declaración de la Renta de los profesionales autónomos, la cual se debe rellenar con los datos fiscales de la actividad económica con el modelo 130 del IRPF.

La Declaración de la Renta no es la única obligación anual de los autónomos, sino que dentro de sus obligaciones legales también deben presentarse los datos generados de la actividad económica:

  • Modelo 390: resumen anual del IVA presentado cada trimestre.
  • Modelo 347: operaciones económicas con facturación superior a 3.005 euros.
  • Modelo 180: resumen anual de las retenciones de las rentas del alquiler mediante la presentación del modelo 180.
  • Modelo 190: resumen anual de las retenciones de los demás profesionales.

Los autónomos pueden presentar a Hacienda el papeleo correspondiente a sus obligaciones legales a través de Internet, gracias a la Sede Electrónica del portal AEAT. Para realizar estos trámites online es necesario contar con DNI electrónico, Certificado Digital de la FNMT o solicitar el código PIN 24 horas.

 

Obligaciones legales de un autónomo con la Seguridad Social

Respecto a la Seguridad Social, el trabajador por cuenta propia también tiene la obligación de realizar una serie de trámites de acuerdo a su actividad económica.

El primero de todos ellos, es comunicar el inicio de su actividad laboral es un plazo de 30 días mediante el modelo 036 que previamente se ha presentado ante Hacienda. También deberá abonar la cuota correspondiente como profesional autónomo y comunicar la base de cotización según dicta el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos.

Por otra parte, los autónomos también tienen la obligación de disponer de un libro de visitas donde se recojan las obligaciones legales en caso de inspección de trabajo y la obligación de dar parte de la muta aseguradora de accidentes escogida para los trabajadores.

Pero eso no es todo. Con la Seguridad Social, los autónomos también se encuentran otra serie de obligaciones no periódicas y que son las siguientes:

  • Cumplir con la Ley de Protección de Datos en todas sus relaciones con proveedores y con clientes.
  • Conservar todos los documentos fiscales, como facturas, contratos, recibos, etc. durante al menos 4 años.
  • Presentar el modelo 349 de operaciones intracomunitarias si compra o vende productos a otros países de la CEE.

Este tipo de obligaciones legales con Hacienda y la Seguridad Social afectan por igual a todos los trabajadores por cuenta propia, sin importar el sector de actividad. Para gestionar con eficiencia, claridad y dentro de los plazos todas estas gestiones, en Gestoría Raipe nos destacamos por ofrecer un servicio personalizado y de calidad a autónomos y empresas de nueva creación.

Embargo

Al igual que ocurre con los empleados de plantilla y con los autónomos dependientes, el embargo de retribuciones a autónomos independientes también está limitado…

Empleados y TRADE. Cuando una empresa recibe una diligencia de embargo de las retribuciones de uno de sus empleados (o de un trabajador autónomo económicamente dependiente), no debe retenerle todo el salario, ya que una parte de éste es inembargable. Dicha parte se calcula según la proporción entre el salario mínimo interprofesional y el sueldo neto [RGR, art. 82; LEC, art. 607] :

Retribución neta Porcentaje embargable
Tramo 1: hasta SMI 0
Tramo 2: entre 1 y 2 veces SMI 30%
Tramo 3: entre 2 y 3 veces SMI 50%
Tramo 4: entre 3 y 4 veces SMI 60%
Tramo 5: entre 4 y 5 veces SMI 75%
Exceso 90%

Empresarios autónomos. Pues bien, Hacienda considera que dichos límites también son aplicables en caso de diligencias de embargo sobre las retribuciones satisfechas a profesionales y autónomos que desarrollen su actividad de forma independiente[DGT V1082-17] . Y ello sin exigir ningún requisito adicional y sin que sea necesario que dichas retribuciones sean periódicas.

Aunque hasta ahora Hacienda opinaba lo contrario [DGT V1730-10 y V2803-11] , ha cambiado de postura, suavizando los embargos para los empresarios autónomos y aligerando los problemas que para este colectivo podía suponer el embargo de sus honorarios.

 

SLU ¿qué es?

SLU ¿Qué es y de qué lo diferencia de una SL o un Autónomo?

Cuando has emprendido y puesto todo tu esfuerzo en tirar hacia delante ese proyecto que tanto de entusiasma y ha sido un éxito, nuestras felicitaciones, pues has conseguido en montar una empresa, de los pies a la cabeza, y lo más complicado ¡Que funcione! Y si aún no lo has hecho, y estás pensando en hacerlo, presta atención a lo que te contaremos.

No obstante, detrás de todo este proceso existe un largo historial de pasos a seguir, por lo que en la burocracia y la legalidad se refiere.  Normalmente uno se inicia, como un autónomo, y a medida que va creciendo la empresa, ya se hablaría de palabras mayores.

Pues bien, hoy hablamos de la SLU, o también conocida como la Sociedad Limitada Unipersonal, y de las diferencias con una Sociedad Limitada, o bien estar en un estado de autónomo.

Si definimos un poco  más. El concepto de Sociedad Limitada Unipersonal reside en que tan solo existe, únicamente, un socio. Es decir, todo queda a manos de un único propietario con el 100% de las participaciones sociales suyas, siendo la administración de forma interna o ajena a la empresa, y sin perjudicar en la participación de la empresa.

Las diferencias: Sociedad Limitada (SL) o autónomo

Aunque se asemeje, las diferencias entre la Sociedad Limitada Unipersonal y la Sociedad Limitada son mínimas, pero existen algunos matices que hay que considerar para no caer en el error fiscal y mercantil.

Quizá la más significativa es que la SLU debe de hacer constar su condición de unipersonalidad con la sigla U en todos los actos en los que aparezca, ya sea en documentaciones o cualquiera de sus acciones.

Todo deberá de constar por escrito, y las condiciones se deben de recogerse de forma individualizada en la memoria anual de las cuentas de la empresa, siempre recalcando este hecho que distingue la SLU de la SL.

No obstante, en el mundo mercantil, existen muchos tipos de sociedades, personas físicas y personas jurídicas, y el papel de autónomo es uno de los más populares en el sistema empresarial.

Las diferencias entre una SLU y un autónomo dista un poco más que comparándola con una SL. Todas las diferencias parten en porcentajes tributarios.

sl-autonomos-o-slu

Los puntos de gasto y de gestión de toda la burocracia suele ser bastante diferente de la SLU al autónomo y va a tocar pagar más según qué tipo de estado mercantil te sitúes.

A ojos de la administración pública, aunque gestiones tu empresa, sea una SLU o seas un Autónomo, lo verá de forma distinta aunque te parezca que las responsabilidades (de forma práctica, claro), las tributaciones, o los pagos a Hacienda y demás factores fiscales son distintos, y por ello aquí las difernecias.

Estos puntos quedan registrados de forma más detallada en Real Decreto 16/2013, que salió en el BOE del día 21 de diciembre de 2013.

Sin embargo a estos detalles que te mencionamos, siempre es recomendable acudir a un profesional que sea experto  y sepa gestionar todos estos temas para no correr ningún riesgo y que tu empresa se catapulte hasta lo más alto.