Categoría: Asesoría Fiscal

cerrar año contable

Cómo cerrar el año contable 2017 – Resumen fiscal 2017

El fin de un año fiscal y el comienzo de otro traen consigo una serie de obligaciones legales por parte de las empresas que deben cumplir para empezar un nuevo ciclo con buen pie y con los deberes hechos. En este artículo explicaremos cómo cerrar el año contable 2017 para que puedas verificar ante Hacienda el estado de tu entidad.

¿Cuándo se debe cerrar el año contable de una empresa?

Tal y como establece el Plan General Contable, las empresas deben empezar a hacer el cierre contable de su empresa a finales de año, lo único que este cierre varía en función de cada empresa.

De manera habitual, el año contable de una empresa suele coincidir con el año natural. Bajo este supuesto, el cierre del ejercicio contable del año 2017 corresponde con el 31 de diciembre de 2017. ¿Significa esto que las empresas debían tener preparado todo el papeleo necesario para esa fecha? No necesariamente.

Una vez que se ha cerrado el año contable, las empresas tienen los 6 meses posteriores para presentar las cuentas a Hacienda. Según el ejemplo anterior, donde año contable y natural coinciden, la fecha límite sería junio de 2018.

¿Cómo se cierra el año contable?

Para preparar adecuadamente todos los documentos que debes presentar a Hacienda, es importante empezar comprobando que la contabilidad de la empresa está cuadrada con los Libros de la empresa, así como realizar el Asiento de Cierre, que es como se denomina al momento en el que se registran las operaciones que marcan el final de un ejercicio contable y el inicio de otro.

Teniendo clara esta información, estos serán los siguientes pasos necesarios para cerrar el año contable:

1.-Balance de sumas y saldos. Primero se debe comprobar que los datos de contabilidad coinciden con el Libro Diario de la Empresa y después se regularizan las cuentas de ingresos y gastos.

2.-Revisión del cuadro de cuentas del Plan General Contable. Se debe comprobar que no existen errores en los siguientes grupos de la contabilidad de una empresa:

  • Grupo 1 – Financiación básica
  • Grupo 2 – Activo no corriente
  • Grupo 3 – Existencias
  • Grupo 4 – Acreedores y deudores por operaciones comerciales
  • Grupo 5 – Cuentas financiera
  • Grupo 6 – Compras y gastos
  • Grupo 7 – Ventas e ingresos
  • Grupo 8 – Gastos imputados al patrimonio neto
  • Grupo 9 – Ingresos imputados al patrimonio neto

3.-Recuento de existencias no consumidas. Deben cuadrar los cálculos entre las existencias compradas, con las consumidas y no consumidas durante el año.

4.-Reclasificación de Deudas y Créditos. Para conocer las deudas pendiente de pagar y los créditos pendiente de cobrar de cara al próximo ejercicio.

5.-Ajustes de periodificación. Para hacer cuadrar cada gasto con el año contable al que corresponde; como por ejemplo, el mes de alquiler del local del próximo mes al cierre del año contable, es un gasto corresponderá al ejercicio siguiente y no al que estamos cerrando.

6.-Regularización de ingresos y gastos. Corresponde a la cuenta entre pérdidas y ganancias  entre los grupos 7 y 6 del cuadro de cuentas del Plan General Contable.

7.-Amortizaciones e inmovilización material de la empresa. Debe tenerse en cuenta para poder ejecutar el cierre de forma correcta.

8.-Cierre de libros contables. Deben cerrarse el Libro de Inventarios y las cuentas anuales en el caso de las empresas, y añadir el libro de registro de facturas en el caso de los autónomos.

Una vez realizados todos estos trámites, la empresa está preparada para realizar el Asiento de Cierre ya comentado e iniciar el Asiento de Apertura del nuevo ejercicio.

¿Y qué pasa con el cierre fiscal?

Además de cerrar el año contable, las empresas también deben llevar a cabo el cierre fiscal de manera sucesiva. El cierre fiscal comprende el conjunto de acciones que se llevan a cabo para dejar preparados los tipos impositivos de cada ejercicio. Los documentos que se deben entregar son:

  • Impuestos de Sociedades
  • Entrega de los modelos anuales, como el 390 de IVA
  • Amortización de activos

La mejor forma de cumplir con todas las obligaciones tanto del cierre contable como del cierre fiscal es llevando una buena gestión diaria de las cuentas y obligaciones de la empresa. Para que no sea un quebradero de cabeza ni un problema mayor, llevar a cabo la contabilidad de la empresa no es algo que pueda dejarse para el último momento.

En Raipe estamos especializados en brindar nuestros servicios de asesoría fiscal y consultoría financiera y contable para ayudar a las empresas a tener unas cuentas ordenadas y poder presentarse ante el cierre anual con los deberes hechos.

Acciones para reducir el IRPF


Antes de que acabe el año puede realizar algunas actuaciones que le permitirán reducir el IRPF de 2017 (cuya declaración se presentará en 2018). Vea algunos ejemplos:

  • Las aportaciones que realice a su plan de pensiones reducirán la base de su IRPF hasta el límite del 30% de los rendimientos netos del trabajo y de actividades económicas, con un máximo de 8.000 euros.
  • En determinados casos también podrá reducir la base imponible de su IRPF en el importe de las aportaciones que realice a un plan de pensiones de su cónyuge, hasta el límite de 2.500 euros.

Si tiene derecho a la deducción por adquisición de vivienda habitual (es decir, si la adquirió antes de 2013), puede efectuar una amortización anticipada del préstamo que solicitó para financiar la compra de su vivienda. Apunte. Si lo hace, las sumas satisfechas durante el año (los pagos mensuales más la amortización anticipada), y hasta el límite de 9.040 euros, disfrutarán de una deducción en la cuota del IRPF del 15%.

Opciones a final de año: IVA

Durante las últimas semanas del año, así como en las primeras del año siguiente, su empresa puede realizar diferentes actuaciones en relación con el IVA. Por ejemplo:

  • Si su empresa factura menos de dos millones de euros, durante el mes de diciembre puede optar por que le sea de aplicación, a partir de 2018, el régimen especial del IVA de caja. Recuerde que este régimen permite retrasar el ingreso del IVA repercutido hasta el momento en que las facturas se cobran.
  • Si su empresa está en prorrata, en la última declaración de IVA del año puede optar por el régimen que más le convenga (general o especial). En tal caso, deberá regularizar las deducciones realizadas durante el año de opción. Tenga en cuenta que si opta por la prorrata especial, no podrá volver a optar por la general hasta que transcurran tres años.

Nueva Ley de Autónomos

Deducibilidad de los gastos de suministros de la vivienda parcialmente afecta a la actividad económica y de los gastos de manutención incurridos en el desarrollo de la actividad en estimación directa.

El artículo 11 de la Ley 6/2017 añade las letras b) y c), con efectos desde el 1 de enero de 2018, a la regla 5ª del apartado 2 del artículo 30 de la Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas en los siguientes términos:

I. Contribuyentes que afecten parcialmente su vivienda habitual al desarrollo de la actividad económica.

En estos casos, serán deducibles los gastos de suministros de dicha vivienda entendiéndose por tales agua, gas, electricidad, telefonía e Internet.

Tales gastos serán deducibles en el porcentaje que resulte de aplicar el 30 por ciento a la proporción existente entre los metros cuadrados de la vivienda destinados a la actividad respecto a su superficie total, salvo que se pruebe un porcentaje superior o inferior.

El procedimiento para calcular el importe deducible de estos gastos se muestra a través del siguiente ejemplo:

La vivienda habitual de un contribuyente tiene 100 m². El contribuyente afecta a la actividad económica que desarrolla 40 m². Los gastos anuales por suministros ascienden a 5.000 euros.

Proporción de la vivienda habitual afecta: 40 m² / 100 m² = 40%

Porcentaje de deducción = 30% x 40% = 12%

Gastos deducibles: 5.000 € x 12% = 600 €

II. Gastos de manutención del propio contribuyente incurridos en el desarrollo de la actividad económica.

Los contribuyentes podrán deducir para la determinación del rendimiento neto de la actividad económica en estimación directa los gastos de manutención que cumplan los siguientes requisitos:

  • Ser gastos del propio contribuyente.
  • Realizarse en el desarrollo de la actividad económica.
  • Producirse en establecimientos de restauración y hostelería.
  • Los topes previstos para las dietas de los trabajadores (26,67 o 48,08 euros diarios, según se trate de desplazamiento dentro del territorio español o al extranjero, respectivamente, y siempre que no haya pernocta; o 53,34 y 91,35 euros diarios, respectivamente, si hay pernocta en municipio distinto del lugar de trabajo habitual y del que constituya la residencia).

 

DESGRAVE TODOS LOS GASTOS EN LA RENTA

Al cumplimentar su declaración del IRPF, desgrávese todos los gastos que la ley le permite. Vea algunos gastos deducibles que en ocasiones se omiten…

Trabajo. En primer lugar, al informar sobre sus rendimientos del trabajo, recuerde deducirse los siguientes gastos que no aparecen en los datos ya informados por Hacienda:
◦ Las cuotas satisfechas a sindicatos (sin límite cuantitativo) y las satisfechas a su colegio profesional en concepto de cuotas de colegiación (en este caso, con el límite de 500 euros al año). ¡Atención! Para que las cuotas de colegiación sean deducibles es necesarios que, por el tipo de actividad desarrollada, esté obligado satisfacerlas.
◦Los gastos de defensa jurídica que haya tenido que asumir por litigios con su empleador, con un límite de 300 euros.

Capital mobiliario. Si tiene acciones de empresas cotizadas, no olvide deducir los gastos de administración y de depósito de valores que haya soportado durante el año. Apunte. Ello aunque no haya percibido dividendos (en ese caso podrá compensar dichos gastos con otros rendimientos del ahorro, en el mismo ejercicio o en los cuatro años siguientes).

Capital inmobiliario. Si en 2016 ha empezado a alquilar algún inmueble, verifique si en los años anteriores –dentro del plazo de prescripción de cuatro años– soportó algún gasto por reparaciones. ¡Atención! Si puede acreditar que dichas reparaciones se realizaron para que el inmueble fuese arrendado, Hacienda debe admitir su deducción (por ejemplo, si reformó el baño, si cambió las ventanas, etc.). En cualquier caso, cuanto más tiempo haya pasado entre la realización de las obras y el inicio del alquiler, más difícil será demostrar dicha relación.

Actividades económicas. Por último, si desarrolla una actividad económica y alguno de sus clientes deja de pagarle una factura, recuerde que, si entre la fecha del vencimiento y el 31 de diciembre han transcurrido más de seis meses, puede computar un gasto por deterioro. ¡Atención! Si tributa en estimación directa simplificada, podrá deducirse ese gasto y, además, aplicar la reducción genérica del 5% que se aplica en concepto de provisiones y gastos de difícil justificación.