FACTURAS ELECTRÓNICAS

Ley de Presupuestos Generales del Estado

11-7-2018

El pasado 4 de julio se publicó en el BOE la Ley de Presupuestos Generales del Estado para el año 2018. A efectos fiscales, las medidas más destacadas son las siguientes:

Medidas destacadas de la Ley de Presupuestos Generales del Estado

En el IRPF: 

  • Aumentan las reducciones aplicables sobre los rendimientos del trabajo más bajos, así como los límites de rentas hasta los que no se debe retener.
  • Las personas que sólo obtengan rentas del trabajo, y éstas sean inferiores a 12.643 euros, no deberán declarar por IRPF en ningún caso (antes 12.000 euros). A partir de 2019, dicho límite será de 14.000 euros.
  • Las madres trabajadoras que satisfagan gastos de guardería y de centros de educación infantil por sus hijos menores de tres años verán aumentada hasta en 1.000 euros la deducción por maternidad.
  • Las personas con cónyuges con discapacidad, siempre que estos últimos tengan rentas inferiores a 8.000 euros, también tendrán derecho a una deducción de 100 euros al mes.
  • Las familias numerosas o de categoría especial podrán aumentar su deducción en 50 euros al mes por cada hijo en que superen el mínimo exigido para ser consideradas como tales.
  • Los contribuyentes con algún miembro de su unidad familiar en otro país de la UE, Islandia, Liechtenstein o Noruega, tendrán derecho a una deducción que les compense por no poder presentar declaración conjunta en IRPF.
  • Los premios de lotería y similares van a tributar menos. Por lo que resta del año 2018, la exención aplicable aumenta de 2.500 a 10.000 euros. En 2019 la exención será de 20.000 euros y, a partir de 2020, de 40.000.
  • La deducción por invertir en empresas de nueva creación pasa a ser del 30% (antes era del 20%) y la base de deducción máxima pasa a ser de 60.000 euros (antes 50.000 euros).

En el IVA: 

  • A partir de 2019 las empresas que prestan servicios electrónicos a particulares de otros países de la UE por importe inferior a 10.000 euros podrán repercutir IVA español por dichos servicios.
  • En el régimen de devolución de IVA a viajeros (también denominado «tax free») se suprime la obligación de que las facturas que documenten el IVA  tengan un importe superior a los 90,15 euros.
  • Se reduce al 10% el tipo de IVA aplicable a la entrada a salas cinematográficas (antes era del 21%).

En el Impuesto sobre Sociedades: 

  • Se ha limitado el tipo de intangibles cuya cesión da derecho a disfrutar de la reducción del 60% sobre las rentas netas obtenidas (el denominado «Patent Box»). Asimismo, se ha clarificado cómo actuar en caso de que, al ceder un intangible, se obtengan rentas negativas.

Otros impuestos y normas fiscales: 

  • Se prorroga para 2018 la obligación de tributar por el Impuesto sobre el Patrimonio.

El tipo de interés legal y el de demora se fijan en el 3% y el 3,75% respectivamente

gestión empresarial

Consejos para crear un plan de gestión empresarial para tu empresa

Cuando se decide crear una empresa, y tirarla hacia adelante, no es una tarea fácil, sino laboriosa y que se debe de trabajar muy mucho para que tu negocio sea un éxito.

Para ello hay que disponer de diferentes planes y seguir determinados métodos para la gestión, control y análisis de los resultados, objetivos  y fines que puede tener una empresa. El plan de gestión de empresa es algo primordial que debes de plantear y contruir, si hace falta con ayuda de profesionales, para que tu negocio tenga, como dice el dicho,  “cara y ojos”. Pero…  ¿Cómo hacerlo?

El inicio del plan de gestión empresarial

El plan de acción se hace mención cuando se marcan los pasos y rutas a seguir para lograr y alcanzar los objetivos que se marca la empresa.

Para el desarrollo de este tipo de acciones hay que seguir ciertos caminos, que como hemos mencionado antes, ayudan a gestionar todo tipo de tiempos, plazos, caminos y rutas para establecer en tu negocio.

¿El fin? Encontrar la inclusión de una agenda determinada por fechas para las diferentes acciones que se van a llevar a cabo en tu empresa, así como una lista de recursos necesarios para la obtención de los objetivos y los métodos que se emplearan para medirlos, y por consiguiente extraer resultados.

Es a partir de aquí dónde nace la importancia de marcar un plan de acción bien definido, con sus metas tanto a corto como a largo plazo, y enfocando los esfuerzos a los puntos principales, pero sin olvidar aquellos que se deben de cumplir para poder alcanzarlos.

Este tipo de elemento empresaria, el plan de gestión, ayuda a definir, controlar y manejar el día a día de tu empresa. Con el irás descubriendo que es lo que hace falta y qué no, así como la forma de ocupación de cada uno de los factores que inciden en el desarrollo de tu negocio.

Un ejemplo de ello es conocer el tipo de servicio que reciben tus clientes, que es lo que necesitan, cuáles son las ofertas que se recomiendan que hagas, el tipo de publicidad que requiere e incluso las relaciones con tus socios o proveedores.

Los puntos a seguir

Hablar de la implementación de un buen plan de acción es fácil hablarlo, y teorizarlos, pero no siempre es tan sencillo implementarlo. Es por ello que damos algunos pasos a seguir para que este proceso no sea tan arduo.

  1. Crea un plan de acción en función de tu plan de
  2. Revisa, de forma periódica, el plan de acción de tu empresa junto con su equipo de colaboradores. Escucha las opiniones y comentarios para la mejora.
  3. Acuerda una estrategia y una dirección para la implementación del plan.
  4. Revisa la lista de objetivos a corto y a largo plazo y prioriza las principales metas.
  5. Divide los objetivos pequeños y objetivos manejables.

 

Es esto unas pequeñas premisas para darte pie a trabajar por un plan de acción y gestión empresarial  y marcar un plan de ruta para tu negocio y alcanzar el éxito.

papel con bolis

5 errores en realizar la declaración de la renta

Se aproximan fechas de la finalización del periodo para presentar la declaración de la renta, y Hacienda está muy pendiente de todos tus movimientos fiscales.

Seguro que has escuchado muchos casos de deudas millonarias (para aquellas personas más pudientes, claro) y cifras a deber a la administración por tus impuestos deducidos  durante un año.

No obstante, no suele ser muy dramática la realización de la declaración de la renta, pero sí que es verdad que existen varios errores muy comunes y habituales que se suelen cometer.

Así que si aún estás pendiente de hacer la tuya, léete estos puntos para intentar evitarlos.

 

Sobre los rendimientos del trabajo

¿Y las cuotas sindicales? Sí, este tipo de rendimientos se deben de incluir dentro de la declaración de la renta, así como:

  • Cuotas de colegios profesionales (colegiación obligatoria y hasta un límite de 500 euros anuales).
  • Gastos en abogados
  • Gastos de movilidad geográfica.

Esta última mención tan solo pueden ser beneficiarios los contribuyentes desempleados que están inscritos en la oficina de empleo y que el cambio de residencia (vivienda) esté impuesto y obligado para encontrar otro trabajo.

 

Sobre la propiedad de inmuebles

Este tipo de concepto variará en función de la comunidad autónoma en la que vivas, pues las viviendas y lo slocales que estén vacíos generan, lo que se llama, imputación de rentas inmobiliarias, o lo que se relaciona con el valor catastral del inmueble.

¿Y esto por qué? Hay que revisar cada uno de los tratamientos fiscales de los inmuebles para que esté todo correcto en tu declaración de la renta.

Los inmuebles urbanos, todos aquellos que no sean vivienda habitual y suelo no edificado, genera una renta del 2% del valor catastral en función de la comunidad autónoma.

Sobre las ganancias patrimoniales

Las ayudas para la compra o la reforma de una vivienda deben de estar señaladas en el borrador de la declaración de la renta.  Este tipo de ganancias patrimoniales, comprendiendo las ayudas mencionadas, deben de estar incluidas en la declaración y así la Agencia Tributaria no realice ninguna sanción y/o practique ninguna liquidación de lo impuesto.

Lo mismo sucede con aquellas transmisiones de patrimonios, es decir por herencias o por donaciones, pues todo lo relacionado con su fiscalidad, se debe de revisar y declarar correctamente.

Cambios de la situación familiar

Si existe cualquier cambio en tu situación familiar, es recomendable hacerlo saber. Ya sea por nacimientos, defunciones, y sobre todo estados civiles, son situaciones que afectar a las deducciones familiares, siendo satisfechas  con la posibilidad de reducir la base imponible del importe de las pensiones a favor del cónyuge y anualidades.

Además,  hay que considerar las situacione de discapacidad de familiares y personales, sobrevenidas o agravadas durante el año en cuestión.

 

Deducciones autonómicas y deducciones por la compra de vivienda habitual

Saber cuáles son las deducciones autonómicas, según en la comunidad en la que vivas, es muy relevante, pues aunque sean desconocidas para la mayoría, el contribuyente puede beneficiarse de los conceptos ficales como los gastos por estudios de los hijos, adopción alquiler u otros, pero claro, todo dependerá de tu localización autonómica.

Por otro lado, las deducciones por la compra de una vivienda habitual. Hace unos años esta deducción desapareció pero también sigue siendo aplicable para aquellos que compraron, o realizaron algún pago antes del 1 de Enero de 2013.

Estos son algunos de los errores que se suelen cometer en el momento de realizar la declaración de la renta, y es por ello, que si vas hacerla por tu cuenta, revises cada uno de los puntos en función de la información ofrecida en la Agencia Tributaria, o sino contactar con profesionales para que te ayuden ha realizarla.

declaración de la renta

Contrata una buena asesoría para hacer tu declaración de la renta

Estamos en plena campaña para la declaración de la renta y, como casi todos los entes de la sociedad, no sabemos que es lo que se debe de hacer realmente para que no te pille el toro y te lo haga pasar, realmente, mal.

Es aquí donde las asesorías y las gestorías ponen en juego su papel para que, ya sean PYMES, grandes empresas o particulares, hagan sus declaraciones de la renta de este año.

Pero… ¿Cómo confiar algo tan sagrado como tu contabilidad a una asesoría?

En este artículo te damos algunos trucos para que puedas confiar y escoger la gestoría más adecuada para hacer tu declaración de la renta, y sobre todo debes de andar con pies de plomo, si tu caso es de un autónomo (las sociedades tienen un sistema diferente).

Así que si estás interesado tan solo debes de seguir leyendo para saber qué es lo que debes de hacer.

Los consejos

Esta figura de la asesoría fiscal es indispensable para que todas la cuentas cuadren y todo no desemboque en problemas con Hacienda u otros estamentos. De aquí nace la importancia de disponer un buen gestor para que se encarge de las facturas y todo lo relativo a los pagos de tu empresa.

Pero te preguntarás… ¿Qué es lo que necesito saber?

Valora tus necesidades

Con esta premisa queremos hacer hincapié en que es indispensable que sepas cuáles son tus necesidades y, en función de ellas, todo variará según tus actividades, acciones y términos como ente fiscal.

La formación y experiencia de tu asesor también importa

La experiencia, el aval de los buenos resultados y sobre todo la confianza que puede aportar un asesor fiscal es el que garantiza la calidad de sus servicios. Es por ello que debes de infórmate y ver si cumple con los requisitos que estás buscando para que gestión de tu negocio.

Esta documentación e información previa puede salvarte de muchos disgustos y darte beneficios si la gestión se realiza de forma rápida.

Hablamos de la inversión económica

Tus cuentas son algo sagrado que nadie debe de inmiscuirse, pero si no entiendes mucho de números, será mejor que alguien que entienda del tema, como los profesionales de asesoría fiscal sepan lo que se hacen.

Serán tus ingresos los que determinarán a qué tipo de asesor irán destinados, pero este gasto es una buena inversión pues la actividad  se verá influenciada en el futuro de la actividad de tu empresa.

Analiza y compara

Infórmate, documéntate y sobre todo analiza y  compara entre varias asesorías fiscales pues es a quién les dejarás la responsabilidad de tus cuentas de tu negocio.

Sé paciente y analiza todos los gestores posibles y que sean accesibles para comparar los precios y acabar contratando el mejor gestor de calidad-precio.

En definitiva, elige la asesoría fiscal Barcelona para la gestión de tu negocio es algo primordial para que todo el tema burocrático y contable esté al día y, sin ningún tipo de riesgo.

rendimientos del trabajo en la declaración de la renta gestoría raipe

Rendimientos del trabajo en la Declaración de la Renta: qué son y cómo tributan

Para muchas personas aún supone una confusión entender y saber aplicar los rendimientos del trabajo en la Declaración de la Renta. Es necesario comprender qué son, cómo tributan y sus diferencias frente a las rentas de ahorro y los rendimientos de actividades económicas para poder realizar el ejercicio con transparencia y eficacia.

De hecho, saber cuándo aplicar como rendimiento de trabajo o como actividad económica tiene un impacto en el resultado de la Renta, de ahí que sea tan importante entender este concepto.

¿Qué son los rendimientos de trabajo?

La mayoría de personas no distingue la forma en que consigue y proceden sus ingresos. Aunque para nosotros todo forme parte del trabajo, para Hacienda no es así, y por ello diferencia entre salario, colaboración como freelance o trabajo esporádico.

En términos fiscales, los rendimientos de trabajo son aquellas contraprestaciones o utilidades, en dinero o en especie, que deriven del trabajo personal o de la relación laboral y que, por ende, no sean rendimientos de actividades económicas. Cuando trabajamos por nuestra cuenta como lo haría un autónomo, entonces, es ahí cuando hablamos de actividades económicas.

¿Qué elementos se incluyen dentro de los rendimientos del trabajo?

Según estipula el artículo 17 de la Ley de IRPF, se consideran rendimientos del trabajo los siguientes:

A) Salario, prestaciones, dietas y planes de pensiones.-

En este apartado, se incluye el sueldo o salario, las prestaciones por desempleo (el paro, que se considera por Hacienda un pagador más) y las dietas o gastos de viaje.

B) Planes de pensiones y prestaciones.-

Se integran los pagos de la Seguridad Social (una baja laboral), pensiones públicas (incapacidad, jubilación, accidente, enfermedad, viudedad, etc.), mutualidades de funcionarios, previsión social, planes de previsión de asegurados, seguros de dependencia.

C) Otros ingresos.-

Aquí incluiríamos otros ingresos menos comunes como los ingresos por cursos y conferencias, ingresos por derechos de autor, becas, retribuciones de los consejos de administración, derechos especiales, etc.

Entonces… ¿qué son las actividades económicas?

Son la inmensa mayoría de ingresos que provienen de colaboraciones o trabajo freelance y que no entran dentro de las categorías anteriores. Para que un ingreso pase de rendimiento de trabajo a actividad económica, desde el punto de vista legal, debe implicar la ordenación por cuenta propia de medios de producción y de recursos humanos o de uno de ambos y tener la finalidad de intervenir en la producción o distribución de bienes o servicios.