cerrar año contable

Cómo cerrar el año contable 2018 – Resumen fiscal 2018

El fin de un año fiscal y el comienzo de otro traen consigo una serie de obligaciones legales por parte de las empresas que deben cumplir para empezar un nuevo ciclo con buen pie y con los deberes hechos. En este artículo explicaremos cómo cerrar el año contable 2018 para que puedas verificar ante Hacienda el estado de tu entidad.

¿Cuándo se debe cerrar el año contable de una empresa?

Tal y como establece el Plan General Contable, las empresas deben empezar a hacer el cierre contable de su empresa a finales de año, lo único que este cierre varía en función de cada empresa.

De manera habitual, el año contable de una empresa suele coincidir con el año natural. Bajo este supuesto, el cierre del ejercicio contable del año 2018 corresponde con el 31 de diciembre de 2018. ¿Significa esto que las empresas debían tener preparado todo el papeleo necesario para esa fecha? No necesariamente. Leer más «Cómo cerrar el año contable 2018 – Resumen fiscal 2018»

beneficios asesor fiscal empresas

El porqué deberías contar con un asesor fiscal si tienes una empresa

Las cuestiones fiscales requieren de un conocimiento especializado y constantemente actualizado. Porque, a menos que sea un especialista, es muy fácil perderse en los meandros de los impuestos corporativos, exponerse a riesgos graves o pagar demasiados impuestos debido a la falta de experiencia.

La mejor solución es contar con un asesor fiscal para optimizar el sistema fiscal de la empresa, evitar problemas fiscales y acompañar al gerente en caso de control o litigio. Veamos, entonces, las razones por las que tener cerca a un asesor fiscal si tenemos una empresa.

El asesor fiscal optimiza los impuestos corporativos y garantiza el cumplimiento tributario

El asesor fiscal, a la vanguardia de las noticias y regulaciones de impuestos, garantiza el cumplimiento fiscal de la empresa. En particular, él es responsable de la administración de los impuestos al consumo en las formas y plazos de producción. Así como de todas las obligaciones fiscales con respecto a la presentación de declaraciones de impuestos corporativas y personales, y fideicomisos, todo optimizando los resultados.

Para hacer esto, el asesor fiscal organiza y optimiza las deducciones, los créditos disponibles y los resultados relacionados. Establece los acuerdos legales para establecer una consolidación fiscal entre la empresa y los accionistas. 

Establece una estrategia fiscal para la empresa y sus directivos

El asesor fiscal identifica los objetivos profesionales y personales de su cliente para establecer una estrategia adecuada.

Asesora y planifica la tributación a corto, mediano y largo plazo de la empresa y los líderes personales. También prepara la transmisión de riqueza para optimizar la tributación. Determina un pago de dividendos salariales que es atractivo para una corporación. Además, realiza un seguimiento de las deducciones y créditos fiscales que se pueden transferir de un año a otro.

Asesora a los clientes sobre técnicas de impuestos como congelaciones de patrimonios, transferencias de impuestos, reorganizaciones corporativas, fideicomisos y seguros de vida y salud, y planes de pensiones. Les informa sobre las obligaciones fiscales que surgen de él y las implicaciones, especialmente cuando mueren, y establece las soluciones elegidas para proteger los activos.

Acompaña y representa a sus clientes ante las autoridades fiscales

En un momento en que aumentan las auditorías fiscales, el establecimiento de una estructura administrativa adecuada evita la aparición de muchos problemas. Cualquiera que sea la calidad de la estructura, siempre es mejor tener un experto a su lado. En caso de control o disputa fiscal para hacer valer sus derechos. El asesor fiscal conoce los procedimientos de los auditores y está acostumbrado a tratarlos. Establece una colaboración sana y profesional que es altamente rentable para la empresa y sus gerentes. Esto ayuda a resolver importantes problemas fiscales.

En resumen, la presencia del asesor fiscal en las relaciones con las autoridades fiscales permite que todos sus derechos sean reconocidos y preservar los mejores intereses de la empresa y del gerente. Este apoyo es tanto más necesario en el contexto de una situación de contribuciones, oposición o litigios fiscales complejos.

GASTOS EN LA RENTA

Seguro médico

Seguro. Si su empresa paga el seguro médico de un trabajador y el de su cónyuge y sus descendientes, el empleado no deberá tributar en su IRPF por las primas satisfechas (hasta 500 euros al año por beneficiario, o hasta los 1.500 en caso de discapacitados).

Socio. No obstante, si el trabajador es al mismo tiempo socio de la empresa, ¿también tiene el mismo derecho? Apunte.

Todo dependerá de su régimen de cotización a la Seguridad Social

  • Si el socio tiene el control efectivo de la sociedad y, por tanto, cotiza en el RETA, el seguro médico no disfruta de exención en su IRPF. ¡Atención!  Para que sea aplicable la exención, debe existir una relación laboral (lo que no ocurre en ese caso).
  • Ahora bien, si el socio no tiene el control efectivo y cotiza en el Régimen General de la Seguridad Social, cabe entender que su relación con la empresa es laboral y, por tanto, sí tiene derecho al incentivo.

Si su empresa paga el seguro médico a un socio trabajador, para que dicha retribución esté exenta, el socio debe cotizar en el Régimen General de la Seguridad Social. (Si cotiza en el RETA no hay exención.)

FACTURAS ELECTRÓNICAS

Ley de Presupuestos Generales del Estado

11-7-2018

El pasado 4 de julio se publicó en el BOE la Ley de Presupuestos Generales del Estado para el año 2018. A efectos fiscales, las medidas más destacadas son las siguientes:

Medidas destacadas de la Ley de Presupuestos Generales del Estado

En el IRPF: 

  • Aumentan las reducciones aplicables sobre los rendimientos del trabajo más bajos, así como los límites de rentas hasta los que no se debe retener.
  • Las personas que sólo obtengan rentas del trabajo, y éstas sean inferiores a 12.643 euros, no deberán declarar por IRPF en ningún caso (antes 12.000 euros). A partir de 2019, dicho límite será de 14.000 euros.
  • Las madres trabajadoras que satisfagan gastos de guardería y de centros de educación infantil por sus hijos menores de tres años verán aumentada hasta en 1.000 euros la deducción por maternidad.
  • Las personas con cónyuges con discapacidad, siempre que estos últimos tengan rentas inferiores a 8.000 euros, también tendrán derecho a una deducción de 100 euros al mes.
  • Las familias numerosas o de categoría especial podrán aumentar su deducción en 50 euros al mes por cada hijo en que superen el mínimo exigido para ser consideradas como tales.
  • Los contribuyentes con algún miembro de su unidad familiar en otro país de la UE, Islandia, Liechtenstein o Noruega, tendrán derecho a una deducción que les compense por no poder presentar declaración conjunta en IRPF.
  • Los premios de lotería y similares van a tributar menos. Por lo que resta del año 2018, la exención aplicable aumenta de 2.500 a 10.000 euros. En 2019 la exención será de 20.000 euros y, a partir de 2020, de 40.000.
  • La deducción por invertir en empresas de nueva creación pasa a ser del 30% (antes era del 20%) y la base de deducción máxima pasa a ser de 60.000 euros (antes 50.000 euros).

En el IVA: 

  • A partir de 2019 las empresas que prestan servicios electrónicos a particulares de otros países de la UE por importe inferior a 10.000 euros podrán repercutir IVA español por dichos servicios.
  • En el régimen de devolución de IVA a viajeros (también denominado «tax free») se suprime la obligación de que las facturas que documenten el IVA  tengan un importe superior a los 90,15 euros.
  • Se reduce al 10% el tipo de IVA aplicable a la entrada a salas cinematográficas (antes era del 21%).

En el Impuesto sobre Sociedades: 

  • Se ha limitado el tipo de intangibles cuya cesión da derecho a disfrutar de la reducción del 60% sobre las rentas netas obtenidas (el denominado «Patent Box»). Asimismo, se ha clarificado cómo actuar en caso de que, al ceder un intangible, se obtengan rentas negativas.

Otros impuestos y normas fiscales: 

  • Se prorroga para 2018 la obligación de tributar por el Impuesto sobre el Patrimonio.

El tipo de interés legal y el de demora se fijan en el 3% y el 3,75% respectivamente

gestión empresarial

Consejos para crear un plan de gestión empresarial para tu empresa

Cuando se decide crear una empresa, y tirarla hacia adelante, no es una tarea fácil, sino laboriosa y que se debe de trabajar muy mucho para que tu negocio sea un éxito.

Para ello hay que disponer de diferentes planes y seguir determinados métodos para la gestión, control y análisis de los resultados, objetivos  y fines que puede tener una empresa. El plan de gestión de empresa es algo primordial que debes de plantear y contruir, si hace falta con ayuda de profesionales, para que tu negocio tenga, como dice el dicho,  “cara y ojos”. Pero…  ¿Cómo hacerlo?

El inicio del plan de gestión empresarial

El plan de acción se hace mención cuando se marcan los pasos y rutas a seguir para lograr y alcanzar los objetivos que se marca la empresa.

Para el desarrollo de este tipo de acciones hay que seguir ciertos caminos, que como hemos mencionado antes, ayudan a gestionar todo tipo de tiempos, plazos, caminos y rutas para establecer en tu negocio.

¿El fin? Encontrar la inclusión de una agenda determinada por fechas para las diferentes acciones que se van a llevar a cabo en tu empresa, así como una lista de recursos necesarios para la obtención de los objetivos y los métodos que se emplearan para medirlos, y por consiguiente extraer resultados.

Es a partir de aquí dónde nace la importancia de marcar un plan de acción bien definido, con sus metas tanto a corto como a largo plazo, y enfocando los esfuerzos a los puntos principales, pero sin olvidar aquellos que se deben de cumplir para poder alcanzarlos.

Este tipo de elemento empresaria, el plan de gestión, ayuda a definir, controlar y manejar el día a día de tu empresa. Con el irás descubriendo que es lo que hace falta y qué no, así como la forma de ocupación de cada uno de los factores que inciden en el desarrollo de tu negocio.

Un ejemplo de ello es conocer el tipo de servicio que reciben tus clientes, que es lo que necesitan, cuáles son las ofertas que se recomiendan que hagas, el tipo de publicidad que requiere e incluso las relaciones con tus socios o proveedores.

Los puntos a seguir

Hablar de la implementación de un buen plan de acción es fácil hablarlo, y teorizarlos, pero no siempre es tan sencillo implementarlo. Es por ello que damos algunos pasos a seguir para que este proceso no sea tan arduo.

  1. Crea un plan de acción en función de tu plan de
  2. Revisa, de forma periódica, el plan de acción de tu empresa junto con su equipo de colaboradores. Escucha las opiniones y comentarios para la mejora.
  3. Acuerda una estrategia y una dirección para la implementación del plan.
  4. Revisa la lista de objetivos a corto y a largo plazo y prioriza las principales metas.
  5. Divide los objetivos pequeños y objetivos manejables.

 

Es esto unas pequeñas premisas para darte pie a trabajar por un plan de acción y gestión empresarial  y marcar un plan de ruta para tu negocio y alcanzar el éxito.